Nuestro método

 Introducción a una situación escolar

La inclusión de los niños en entornos educativos de carácter escolar depende siempre, o de las habilidades que tiene el niño al iniciar el programa de intervención, o de las habilidades que demuestra en cada momento de la intervención.

Para poder introducir al niño en contextos escolares, recomendamos siempre que, previamente el niño tenga una serie de habilidades ya adquiridas. Algunas de éstas son por ejemplo:

  1. Control de esfínteres en la parte de hábitos de autonomía y cuidado personal.
  2. Habilidades en términos de comprensión del lenguaje como seguimiento de instrucciones sencillas o reconocimiento de algunos objetos.
  3. Permanecer sentado realizando una tarea por un tiempo mínimo y manejar algunas habilidades de juego (como puzles, encajables...).
  4. Algunas habilidades académica como colorear con diferentes materiales.
  5. No presencia o mínima de comportamientos inapropiados en forma de rabietas o agresiones por la parte conductual.

En la introducción al contexto escolar, buscamos inicialmente que el niño sea capaz de generalizar habilidades ya adquiridas en un entorno más desestructurado (con niños, más ruido, instrucciones más naturalizadas...). Todo, para que el niño se pueda beneficiar del máximo de tiempo en el grupo, al igual que cualquier otro niño típico.

No obstante, los padres son los que toman las decisiones con nuestro asesoramiento. El colegio lo eligen ellos. En su defecto, les ayudamos a encontrar un contexto idóneo para esta integración. En algunas ocasiones la pregunta se centra sobre qué tipo de escolarización es más idónea, si ordinaria o especial. No hay un contexto mejor que otro en sí mismo, ya que el mejor contexto será el que mejor pueda atender y adaptarse a las necesidades del niño. Un elemento decisivo es que sea cual sea el contexto, debe tener una competencia suficiente como para que el niño se vea beneficiado.

En el proceso de integración, una educadora acompaña al niño al colegio, con el objetivo de facilitar la transición a las rutinas de la clase y para promover la socialización con otros niños. La asistencia al colegio va aumentando gradualmente con el tiempo. Por ejemplo puede haber niños que inician su integración con 30 minutos por día, dos veces por semana... hasta llegar a la integración completa. Mientras, la educadora que lo acompaña va retirándose poco a poco, en el caso de ser posible. Las horas de colegio en las que el niño es apoyado por una educadora se incluyen dentro de las horas totales de tratamiento semanal. Los padres, los profesores y los profesionales de la Fundación mantienen una estrecha supervisión del progreso del niño en el colegio, para maximizar las posibilidades de éxito y minimizar la exclusión en el grupo. 

El autismo

El Diagnóstico temprano y un inicio de tratamiento tan pronto se consiga el mismo, son elementos cruciales a la hora de reducir los síntomas de autismo y mejorar la calidad de vida de estas personas y sus familias.

Leer más

Conoce nuestros servicios

En la Fundación Planeta Imaginario estamos altamente especializados en programas de intervención intensiva y temprana para niños dentro del espectro autista (EA) y en el programa Lovaas/UCLA.

Leer más

Planeta Imaginario Apps

Desde la Fundación Planeta Imaginario apostamos por las nuevas tecnologías como complementos y herramientas de refuerzo para nuestros tratamientos y servicios. Conoce nuestras Apps!

Leer más

Este sitio utiliza cookies, propias y de terceras entidades, para fines estadísticos y de análisis de la navegación de los usuarios a fin de ofrecerles un mejor servicio. Si quiere conocer más sobre las cookies y el uso que hacemos, consulte nuestra Política de cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, entendemos que usted acepta nuestras cookies; recuerde que siempre podrá desactivar y / o revocar su consentimiento siguiendo las indicaciones de nuestra Política de cookies.